plantados en nuestros derechos

“No estamos enfermos ni somos delincuentes, solamente trabados… y nos gusta…”
La Radiotraba, 02/05/09

Prohibir el porte y consumo de “sustancias estupefacientes o psicotrópicas”, en el artículo 49 de Constitución nacional, penalizándolo con “limitaciones temporales al derecho a la libertad” decididas por tribunales conformados por jueces y médicos, es lo que propone el proyecto de Acto legislativo impulsado por el gobierno de Uribe.

Su justificación, la preocupación por los adictos/as, que según los datos oficiales, equivalen a 300 mil personas con “abuso o dependencia a drogas ilícitas”; y por la facilidad para conseguir marihuana, consumida en abuso o dependencia por 254 mil personas en Colombia.

Quiere decir, que somos la comunidad pielverde, principalmente consumidora de marihuana, la que irá a parar a los tribunales de especialistas, centros de detención y programas de rehabilitación mental.

Hablando del consumo de marihuana, el estudio gubernamental, que adoptó una metodología de medición comparable internacionalmente, concluye que Colombia es un país con nivel de consumo intermedio, por encima de Ecuador y Perú, y superado por Bolivia, Argentina, Chile y Uruguay. Esto confirma que en Colombia el consumo de “drogas ilícitas” no es un problema, sino la prohibición que fomenta la producción y tráfico ilegal de drogas, armas y dinero, que alimentan la guerra y corroen las instituciones del estado.

EL problema no parecen ser las 540 mil personas, entre 12 y 65 años, equivalentes al 2.7% de la población, que admitieron haber usado alguna droga ilícita en último año; o los casi 2 millones que lo han hecho al menos una vez en la vida. Mas claro parece que el problema en Colombia es el ejercicio de las libertades, avaladas por la Constitución Política (Sentencia de la Corte Constitucional), pero amenazadas por el prejuicio y la ignorancia del poder, para quien no significa ningún problema que el 34.8% de la población colombiana afirme haber consumido alcohol en el último mes, 12% de los cuales presentan un “consumo problemático”; ni el 17% de colombianos que afirma haber consumido tabaco en el último mes, aunque estas sustancias sicoactivas legales, sean causantes de miles de muertes al año por accidentalidad, lesiones personales y enfermedades cancerígenas.

¿¡Cambiar la Constitución porque somos los/as pielverde un grave problema social!?
Estas medidas recuerdan la larga historia cargada de prejuicios racistas, moralismo autoritario y desconocimiento científico en contra de las llamadas plantas prohibidas en Colombia.

Primero fue la Iglesia Católica que intentó sin éxito alguno prohibir el consumo de hoja de hoja de coca entre la población indígena durante siglos XVII y XVIII. La íntima relación entre la iglesia y el estado colonial, otorgaban al tribunal de la “Santa Inquisición” la decisión de privación de la libertad, tortura o muerte de aquellas personas consumidoras de hoja de coca que lo hicieren con propósitos ceremoniales no católicos.

De igual manera, con represión pero sin éxito, lo hicieron los “médicos higuienistas” a principios del siglo XX, quienes invocando el credo de la “salud pública” impusieron medidas como la prohibición de la chicha, de la hoja de coca y de la marihuana, porque según sus conocimientos (seudo) científicos, estas plantas eran responsables de la fisionomía “mediocre”, la “discapacidad” mental y la desnutrición general de la población indígena, en el caso de la coca, y del desarrollo de senos y homosexualismo entre los hombres citadinos, en el caso de la marihuana. Detención para consumidores/as ocasionales y reclusión en centros de salud mental para adictos/as, se promovieron en nombre de la preocupación estatal por las salud pública.

En la década de los setenta, con la bonanza marimbera, llegaron la artillería química contra los cultivos de marihuana en el la Sierra Nevada de Santa Marta, y las leyes internacionales de prohibición de las plantas de coca, amapola, canabis, y el control policial de drogas sintéticas, algunas de producción ilegal como la cocaína, la heroína o las metanfetaminas, y otras farmaceúticas, en ocasiones mas nocivas por sus altos potenciales de dependencia física y nivel de toxicidad, que requerían autorización médica.

Treinta años de fumigaciones y envenenamiento sistemático de naturaleza protegida, endurecimiento de penas por posesión y consumo de drogas, incremento del gasto militar y policial, y estigma social sobre las personas consumidoras, señaladas de “viciosas”, solo han generado una red mafiosa que enlaza a organizaciones criminales, gobiernos y multinacionales en todo el mundo, pero no impedido que se detenga el consumo de drogas, ni que olvidemos y comprobemos con nuestra experiencia que se trata de plantas benéficas, que nos ofrecen un recurso medicinal y alimenticio para el cuerpo, el ánimo y la conciencia.

Apoyados en la Constitución nacional que avala nuestro derecho ciudadano a decidir lo que es bueno y deseable dentro de los límites de nuestro propio cuerpo, bien sea que esto signifique perforarnos, fumar marihuana, tomar café, o interrumpir un embarazo.
Convencidos que todo lo que brota de la pacha mama está dispuesto generosamente para toda la humanidad, incluidas las plantas prohibidas, pero también el agua, el aire y otros elementos esenciales de uso vital para todos los seres de la tierra.
Dispuestos a sembrar la vida con plantas ancestrales como la marihuana o la coca, y preparados para cosechar conciencia construyendo comunidad pielverde…

desde la trinchera decimos, me planto.

Proyecto de Acto legislativo por el cual se reforma el artículo 49 de la Constitución Nacional. Fabio Valencia Cosio y Diego Palacios, 2008
Estudio Nacional de consumo de sustancias psicoactivas en hogares 2008. DNE, Ministerios de Protección Social y del Interior de la Presidencia de la República, UNODC (Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: